lunes, 23 de febrero de 2009

Acuarela

Material: Se vende en los siguientes tipos:



*Seca: En pastillas. Debe cuidarse de que no quede agua depositada en los pocillos, ya que se disuelve el aglutinante (que es la materia que fija y sostiene el pigmento con el soporte) y la pastilla endurece para siempre.

*Lápices de colores: Se aplican en seco y luego se corren con pincel o esponja. También se pueden aplicar sobre papel húmedo. Se pueden encontrar barras cilíndricas y facetadas.

*Húmeda: En tubos metálicos. Debe cuidarse de cerrar perfectamente al dejar de utilizarlos y de limpiar la rosca del tubo antes de taparlos porque un poco de pigmento que quede produce bloqueo. Cuando esto ocurra, probar sumergiendo cabeza abajo el tubo en agua caliente. Cualquier material contenido en tubos metálicos a medida que se usa se va enrollando empezando desde abajo. Puede volcarse parte del pomo en recipientes pequeños y dejarla solidificar para convertirla en pastilla. De esta manera se economiza pigmento.



Soporte: Es el elemento sobre el cual se aplica el material. La característica fundamental de la acuarela es su transparencia, por ello el blanco del papel sirve de fondo y de fuente de luz. El papel que se usa tiene grano o textura, crea vibraciones en el colore que son propias de la técnica de la acuarela. Las marcas más conocidas son Whatman, Shoellers, Fabriano y pueden ser de distintos gramajes. Las hojas muy delgadas se arrugan con el exceso de vehículo.



Vehículo: Es la parte líquida de la pintura. En la acuarela, es el agua.



Pinceles: Deben ser de pelo que se mantenga elástico, de aspecto cónico y que no pierda la punta. Los mejores son de marta, ardilla o comadreja. También se consiguen sintéticos de buena calidad. El pincel debe lavarse cuidadosamente y conservarse empuntado, es decir, con los pelos unidos en forma compacta. No debe usarse a contrapelo, ni apretar con la virola.

Pueden ser planos o redondos. Para lavados extensos conviene un pincel plano y grande que puede cargar mucha pintura.



Esponja: Puede usarse para realizar lavados, embebiémdolas en color o para absorber el exceso de color en los mismos.



Se debe partir del blanco del papel y avanzar hacia las zonas más oscuras del color. Dejar sin pintar las zonas que llevan los colores más luminosos, estos se pintaran cuando las zonas oscuras esten bien delimitadas. El blanco no se consigue con pigmento sino con el blanco el papel.
El color debe conseguirse por mezlca dentro de un pocillo y no sobre el papel. Tampoco aplicarlo directamente de la pastilla. También puede conseguirse por superposición de capas. Antes de agregar una segunda capa de color, se debe esperar a que la precedente este bien seca.

Estirado del papel:
Cuando el papel se humedece, se estira y distorsiona, dificultando el producir lavados correctos. Esto se puede solucionar utilizando papel de buena calidad y fijándolo a una superficie plana y rígida.
1-Usando cinta engomada o de enmascarar de apróximadamente 5 cm de ancho, se aplica mitad sobre el papel y mitad sobre el tablero. La cinta debe rodear el tablero porque cuando el papel se seca, encoge y tira fuertemente. Debe asegurarse con los dedos que la cinta quede fija.
2- Usando agua limpia y una esponja, se satura el papel trabajando desde arriba hacia abajo. El exceso de agua debe secar.
3-Cuando el papel esta seco se puede comenzar a trabajar.
4-Cuando se termina el trabajo, con una hoja bien afilada se recorta siguiendo siempre una dirección continua.

Pueden comprarse papeles pre-estirados, en este caso no es necesario realizar el paso Nº2, pero sí todos los demás antes de comenzar a pintar.

Técnica de lavado:
Los lavados a la acuarela son aplicados sobre dibujos hechos previamente a lápiz o con estilógrafo, sobre papel montado o humedecido y estirado.
Los lavados son transparentes y pueden hacerse no sólo con acuarelas sino también con témperas, tintas de color o chinas.
Para reservar zonas de color blanco o definir áreas a recibir color, debe enmascararse con goma líquida, esperar que seque y luego efectuar el lavado.
Antes de comenzar, el tablero debe formar un ángulo de 45º respecto al plano horizontal. También debe cuidarse que se halla preparado suficiente cantidad de color. El tamaño del pincel debe relacionarse con el tamaño del área a lavar. Debe cargarse con el pigmento evitando que gotee.
Debe aplicarse suavemente, trabajando de forma horizontal, de izquierda a derecha, y de arriba hacia abajo, tratando que la gota se mantenga constante y el pincel sólo la desplace.
La gota debe terminar en el rincón derecho para ser absorbida con un pincel seco o con un secante.
Otra técnica consiste en trabajar sobre el papel previamente humedecido con agua. Al aplicar el color, éste se corre y los límites se funden dando un efecto menos duro y rígido.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada